Skip Ribbon Commands Skip to main content

FRONTLINE®

YOUTUBE FACEBOOK



Favoris et Partage
Higiene y cuidado El baño de mi cachorro
Fecha de publicación:13/04/2011

La hora del aseo es muy especial para usted y para su cachorro. Él sabe que va a recibir atenciones especiales y palabras elogiosas sobre lo bonito de su aspecto.

Baño:

A la mayoría de los cachorros no les gusta bañarse. Tampoco es necesario hacerlo a menudo. Báñelo solo cuando lo necesite. Los baños demasiado frecuentes pueden secar la piel y el pelo.

Utilice un shampoo para perros de alta calidad recomendado por el veterinario.

Una alternativa es el baño seco. En las veterinarias tienen los productos necesarios. Se aplican con un masaje hacia el interior del pelo y luego se cepilla para quit5ar el exceso de polvo y suciedad.

Cepillar y peinar:

El aseo diario del cachorro es responsabilidad de usted. Y él aprenderá a disfrutarlo si lo hace bien. Sujete la piel con una mano y cepille o peine con la otra. Así no le “tirara” ni le hará daño.

Durante la estación de muda, puede utilizar una rasqueta de goma para los cachorros de pelo corto y un cepillo de muda para los de pelo largo. Algunos cachorros de pura raza necesitan técnicas de esquilado o de aseo especiales.

Ojos y orejas:

Durante la sesión de aseo, mire los ojos y orejas de su cachorro.

Los ojos han de aparecer claros y brillantes. Y el sector de alrededor del globo del ojo ha de ser blanco. Humedezca un trozo de algodón con agua tibia y limpie la piel sucia que pueda haber alrededor del ojo. Quite también las pequeñas lagañas que normalmente se acumulan. Las orejas han de estar limpias y rosadas. Como cuidado general limpie la oreja con un algodón empapado en solución para los oídos. Nunca profundice en el oído, quédese en la oreja. Los excesos de cera solo debe extraerlos el profesional. Seque la oreja con una tela o con un poco de algodón al terminar.

Si esta descolorido, inflamado, caliente, desprende mal olor o es sensible al tacto, CONSULTE. CONSULTE también si observa secreción, o alguna otra cosa anormal en los ojos.

Cuidado de las uñas:

La hora del aseo es también el momento de inspeccionar las uñas de su perro. Acostúmbrelo al contacto de sus manos en las almohadillas plantales. Recortarle las uñas a la medida justa es esencial para el buen cuidado de las patas. Los perros jóvenes tienen uñas afiladas como agujas y cortarle las puntas es una buena practica para acostumbrarlos al cortado posterior. Pero deje que el veterinario le enseñe como hacerlo. Las almohadillas plantales de los perros son muy sensibles, por lo que las uñas no deben cortarse demasiado.

Cuidado dental:

Los cachorros tienen dientes de leche desde las 4 – 5 semanas. Cuando se les caen deben comer algo menos, para no dañar las encías. Empiezan la segunda dentición (cambian 42 piezas dentarias permanentes) entre las 16 y las 30 semanas. Debe usted vigilar regularmente los dientes de su cachorro, examinándole la boca por si tuviera las encías inflamadas (estarán tiernas durante el periodo en que se le caen los dientes de leche). Suministrándole un alimento balanceado seco, ayudara a prevenir la formación del sarro.

Fuente: http://www.foyel.com.ar